5 canciones que aborrecí en mi adolescencia, por cansinas.

Esta lista de canciones es muy personal, en el sentido en el que son canciones de las que acabé hasta los mismísimos en mi adolescencia, básicamente por cansinas.

California dreamin.
The mamas and the papas

No hay marcha en Nueva York
Mecano

Gimme Hope Jo’Anna
Eddy Grant

I’ll be thinking about you
London Beat

Voy camino Soria
Gabinete Galigari

Hay más, seguro, pero de momento lo dejo aquí, para no ser muy cansino. ;P

Llamadme antiguo

Llamadme antiguo,

pero me gusta comprar los caramelos en el quiosco,

el pan en la panadería,

los libros en la librería,

el café en la cafetería,

los cupones al vendedor de la ONCE de mi barrio,

los juguetes en la juguetería,

el jamón en la charcutería,

los dulces en la pastelería

y la GASOLINA en la GASOLINERA.

Crónica de las Elecciones Andaluzas en tuits animados

22 de Marzo de 2015
La noche de las Elecciones en Andalucía resumida en tuits animados:

20 años

Hace aproximadamente un año que escribí una carta en un arrebato nocturno a lo Jerry Maguire y que publiqué en la red social interna de mi empresa.

La carta, para bien o para mal, me salió de un tirón y así la publico aquí hoy…

Ingenia cumple hoy 20 años de vida, de los que yo he compartido 15. En todo este tiempo he vivido muchas cosas, participado en multitud de proyectos, colaborado con un gran grupo de personas, tratado con diversidad de clientes, he hecho amigos, he visto como amigos y compañeros se han marchado, he cometido errores, he crecido como persona y como profesional, he sentido el apoyo en los momentos difíciles, he confiado en las personas de mi equipo, me he sentido solo, en momentos impotente, he experimentado momentos de inseguridad, me he quejado de la actitud de algún compañero, he tratado de ser siempre positivo, de ayudar a todo el que me ha pedido ayuda y también al que he visto apurado aunque no me la pidiera, he asumido retos sin estar totalmente convencido, he tratado de aportar siempre mi sentido del humor incluso en los momentos de más presión, he visto compañeros sufrir en proyectos difíciles, he sufrido en proyectos difíciles, he visto como se han cometido injusticias con algunas personas, he visto gente que no daba el cayo, he temido entrar en una reunión porque sabía que me esperaba una buena, hasta me he enfadado en alguna ocasión, he sido sarcástico, irónico y a veces injusto, he tratado de anteponer a las personas a los proyectos, pero sé que algunas veces no lo he conseguido, me he quejado de mi salario, he agradecido la confianza depositada en mí, he tenido días donde realmente pensé en tirar la toalla, quiero pensar que no he faltado el respeto a nadie, he participado de los momentos de ocio con los compañeros, he dudado, he reído, he aprendido, he llorado, he sufrido y me he emocionado, he celebrado la consecución de un contrato, la finalización de un proyecto, me he sentido orgulloso de mi trabajo y también he sentido no estar a la altura en otros, he defraudado a algunas personas y he conseguido el respeto de otras, he aprendido algo de casi todas las personas con las que he colaborado, he discutido el precio, el plazo y el alcance de una oferta con el compañero comercial, he pecado de voluntarismo, he sido un ingenuo, he sido un desconfiado, he evitado confrontaciones, a veces cuando no debía haberlas evitado, he sido miembro del comité de empresa, he trabajado fuera de Málaga, he sentido a veces que nadie me decía lo que estaba haciendo mal, he echado horas extra, he pedido a compañeros que echen horas extra, he creado una relación de confianza con algunos clientes, he puesto excusas, he criticado decisiones, he perdido tiempo en reuniones, he procastinado tareas, he tenido mucha paciencia, he sido crítico con mis habilidades de gestión del tiempo y organizativas, he maldecido al Gespro, me he institucionalizado, le he echado la cruz a algún restaurante de los que íbamos a comer, he jugado en los equipos de Ingenia tanto de fútbol-sala como de baloncesto, he promovido la actividad deportiva entre compañeros, he compartido mi cinefilia, he sido conciliador, he sido agua “be water my friend”, he participado en conversaciones de comida indescriptiblemente frikis, he hecho ofertas, he programado en PowerBuilder, en ASP, en Java, en Flash, he hecho análisis, he gestionado proyectos y equipos, he impartido cursos,… en definitiva he vivido Ingenia todo este tiempo.

Pero hay una cosa que por encima de todo me motiva e ilusiona cada día que vengo a Ingenia: Crear. Crear en equipo. No puedo decir que esté orgulloso de todos los proyectos, pero cada nuevo proyecto lo abordo con la ilusión de estar creando algo que soluciona un problema o que da un servicio a la gente, y del que me pueda sentir orgulloso. Y aunque a veces hay proyectos poco ilusionantes, por cada uno ilusionante se compensan diez que no lo son.

Por todo esto y más, quiero aprovechar el 20 aniversario para dar las gracias a Ingenia, pero no a ese “ente” al que nos referimos cuando hablamos de “la compañía”, sino a todas y cada una de las personas que la forman hoy y las que en algún momento han formado parte de ella. Gracias.

Ahora a por 20 más y mejores.

talue
fER